Balada tropical

Durante 33 años y pico he esquivado cuidadosamente las consultas del psiquiatra, a pesar de mi obvia condición. Así que decidí alejarme lo más posible de aquel desastre de magnitud atómica. Me senté en un banco y miré con cinismo a la multitud. Súbitamente, como en los más bien patéticos video-clip de la televisión, estaba siguiendo el compás con el pie. ¿Compás? Para mi total asombro, después de unos diez minutos, la música empezaba a tener sentido. No se puede decir que fuera música, en propiedad. Algo quizás… como ruido sería más preciso. ¡Mucho ruido!

02

Probablemente debería mencionar que soy alérgico a los performance, la mayoría de las veces me salen ronchas, y no puedo dejar de rascarme, cuando veo uno. Esa, combinado con el impulso de subir a la azotea del edificio más cercano y saltar, son mis dos reacciones naturales, cuando a alguien le da, por poner un ejemplo, por quitarse la ropa y pintar con los senos teñidos de hollín en el suelo. Mi desesperación suele incrementarse si además pretende explicármelo. Para mí, el éxito del performance antes descrito descansa en la relación que exista entre las tetas y el hollín, a saber, debe ser inversamente proporcional, o sea, a más tetas menos hollín. De forma que no puedo ser considerado un juez imparcial frente a este tipo de obras: estoy francamente predispuesto en contra.

Seguir leyendo

Anuncios

Introducción a este blog

He aplazado este blog mucho tiempo. Pues teniendo un proyecto artístico en la red, el blog me parecía una suerte de exceso. De cualquier forma, ahora pienso inaugurarlo, y a modo de statement:

Recientemente he sido obligado a escribir mi tesis de maestra en un tono que, sutilmente, sugiere que tengo un palo de escoba atorado en el culo. Completamente traumado por esta dolorosa experiencia, he decidido escribir como me de la gana en este blog. Lo que significa que finalmente voy a poder explorar un estilo que ha sido fuertemente desaconsejado por todas las academias cubanas. No tengo dudas de que tienen sus buenas razones para ello, sólo que yo no puedo vivir eternamente constreñido por las mismas normas que pretendo remover de mi conciencia. De forma que este blog es, entre otras cosa, un intento de explorar ciertos límites dentro del discurso escrito, límites que van desde la sintaxis, la ortografía y la gramática, hasta el tono en general.

Seguir leyendo