Introducción a este blog

He aplazado este blog mucho tiempo. Pues teniendo un proyecto artístico en la red, el blog me parecía una suerte de exceso. De cualquier forma, ahora pienso inaugurarlo, y a modo de statement:

Recientemente he sido obligado a escribir mi tesis de maestra en un tono que, sutilmente, sugiere que tengo un palo de escoba atorado en el culo. Completamente traumado por esta dolorosa experiencia, he decidido escribir como me de la gana en este blog. Lo que significa que finalmente voy a poder explorar un estilo que ha sido fuertemente desaconsejado por todas las academias cubanas. No tengo dudas de que tienen sus buenas razones para ello, sólo que yo no puedo vivir eternamente constreñido por las mismas normas que pretendo remover de mi conciencia. De forma que este blog es, entre otras cosa, un intento de explorar ciertos límites dentro del discurso escrito, límites que van desde la sintaxis, la ortografía y la gramática, hasta el tono en general.

Con respecto al tema, debo decir que no pienso ponerme a hablar de mis novias o mis bucólicas visitas al jardín botánico, al que, por supuesto, no voy hace más de 15 años. Ese es el tipo de blogs, confidencial y llorón, que no me gusta leer. Por el contrario, voy a desvariar sobre asuntos algo más teóricos y que supongo que pueden interesar a menos del 1% de mi generación, pero qué se le va a hacer. Es importante aclarar que no aspiro al monopolio de la verdad. Me suele suceder a menudo que estoy equivocado, muy equivocado, y lo sé. De hecho, si acierto el 50% de las veces que opino sobre cualquier cosa considero que tengo un buen average. As que siéntase libre de refutarme en público, no me molesto por ello. También voy a escribir un poco de crítica. Aunque no soy un crítico de arte, ni pretendo serlo. Simplemente voy a contar lo que veo, leo, u oigo, y de nuevo, dar mi opinión como cualquier otra persona, no más.

Algo que no voy a hacer aquí es a hablar mal de mi país, la más elemental dignidad me lo impide (qué entiendo por dignidad en este caso es tema para otro post). Si eso es lo que esperabas de este blog, pues no me importa decepcionarte. De cualquier manera, hay otros sitios en la red que puedes visitar.

Otro asunto, por favor, nadie se sienta ofendido por las afirmaciones que hago en este espacio. Por definición, al menos por la mía, los blogs son esencialmente para hablar mierda. La solución más simple a este dilema es que inmediatamente dejes de leerme. No me molesta en lo absoluto ser ignorado: creme, mi autoestima no depende de tu aprobación. Si aun así algo en este blog te molesta y sientes la masoquista punción de sufrirlo, no lo hagas en silencio, te suplico que me hagas saber exactamente qué parte del texto te hirió… para así poder borrarte de mi lista de contactos.

Por lo demás, espero que al menos encuentres divertidos mis textos. Si no te los tomas muy en serio, puede ser que acabemos siendo amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s